martes, 11 de noviembre de 2008

Imbéciles de la Policía Municipal de Bilbao











Acabo de estar con un grupo de imbéciles pertenecientes a la Policía Municipal de Bilbao.
Porque hay que ser imbécil para hacer lo que voy a contar:
Bajaba de Miribilla a Zamakola por la calle Iturburu (la calle que da al nuevo pabellón municipal de Bilbao en construcción) y me encuentro con dos coches de la policía municipal parados en el carril derecho.
Paro pensando que ha pasado algo.
Al de un rato arrancan y vuelven a parar 10 metros más adelante.
No se baja ninguno del coche y no tienen dado ni el intermitente ni las luces de avería.
Tras un rato de espera pito para hacerles saber que están estorbando.
Nada.
Tras otro rato arranco, me salto la raya continua para poder continuar la marcha y despacio, porque justo delante hay una curva y no hay visibilidad.
Y entonces los "conductores" de los coches de la Policía Municipal me empiezan a hacer gestos de asco y de desprecio.
Hace falta ser imbécil.