lunes, 15 de diciembre de 2008

Árbitros imbéciles

Los árbitros, de cualquier deporte, son una especie en vías de extinción.
Nadie quiere ser árbitro, porque los árbitros nunca son los héroes.
Suelen ser objeto de insultos y agresiones.
Y, además, la mayoría cobran poco.
Pero no quería hablar de esos árbitros, si no de otros árbitros.
De los árbitros que han comenzado a arbitrar porque eran muy malos en ese deporte y les ponían a arbitrar.
De esos árbitros que no tienen ningún tipo de vocación.
De esos árbitros que disfrutan con el poder que da un silbato, porque es el único momento de su vida en el que se creen que mandan.
Sóis unos imbéciles.
Con mayúsculas.
Y lo más grave es que hay otros imbéciles que en vez de silbatos tienen otros objetos...