jueves, 1 de enero de 2009

Curiosa expulsión

Esto ocurrió en la liga griega:



Un aficionado salta al campo.
El juego se para.
Como nadie consigue pararle, un jugador, al ver que el aficionado pasa corriendo al lado suyo, le pone una leve zancadilla para que el aficionado caiga y se pueda reanudar el partido.
Y el árbitro le saca tarjeta roja por esa acción.