viernes, 29 de enero de 2010

Fueron a por lana y salieron trasquilados

En un partido de baloncesto en Estados Unidos, iban a gastar una broma a un tío.
En el descanso, tiraría un tiro desde medio campo con los ojos tapados y le dirían que lo ha metido, que ha ganado un premio y luego le contarían la verdad.
Pero no contaban con esto: