miércoles, 22 de abril de 2009

Ruidos molestos















Hay ruidos muy molestos.
Hay situaciones en las que cualquier ruido molesta.
Y cuando se juntan las dos cosas, la molestia aumenta exponencialmente.
Por ejemplo, en el trabajo, cuando tienes que realizar una tarea que exige concentración y tienes el ruido de una obra al lado.
Pero lo que me ha pasado esta tarde ha sido extremo:
estaba trabajando en una tarea en la que necesitaba concentración. Pared con pared una obra.
Y los obreros con música bakalao a tope.
Y así horas.
Todavía me dura el dolor de cabeza.