miércoles, 17 de agosto de 2011

BERLÍN DíA 6: SACHSENHAUSEN

Para ir a Oranienburg, donde se encuentra el campo de concentación de Sachsenhausen, hay que coger el tren S1. Para ello fuimos en metro a Postdamer Platz, donde desayunamos, en una panadería que había según sales del metro, 2 cafés con leche, 1 bocata vegetal y 1 dulce por 7€.



Hay gente que dice que ver este campo de concentración es muy duro. Lo que sí que recomiendo es no visitarlo si recientemente has visitado el campo de concentración de Auschwitz. Yo lo visité el año pasado y lo único que me venía a la mente era: "Esto es más suave que Auschwitz". Así que si Sachsenhausen te parece duro, no vayas a Auschwitz.

El viaje en tren tarda cerca de una hora. El tren acaba en Oranienburg, con lo cual no hay problema de pasarse de parada. Al salir de la estación, se encuentra perfectamente señalizado dónde se encuentra el campo de concentración. Andando son unos 20 minutos, aunque también hay autobús.
La entrada es gratuita. La audioguía, existente en varios idiomas, cuesta 3€. A mí la audioguía se me hizo muy pesada.






























































































































































Tras finalizar la visita (un par de horas, ya que estuvo lloviendo todo el rato) volvimos hacia el pueblo buscando donde comer. Acabamos en un Kebab que había cerca de la estación. Era un local enorme y muy limpio (algo no muy habitual por aquí). Además tenía muchas cosas para elegir y con muy buena pinta. Elegimos 2 ensaladas, un plato de rollitos de queso y una cerveza de 0,5L: todo por menos de 10€.



Había tanta bici que me recordaba a Amsterdam:



Y cenamos en un restaurante típico alemán cerca de Hackeschen market 2 platos de salchichas, albóndigas y dos cervezas de medio litro elaboradas en el propio restaurante por 30€.