jueves, 18 de agosto de 2011

BERLÍN DÍA 7: LLUVIA

El día amanecía lloviendo. No tenía buena pinta. Fuimos a desayunar a la panadería de Alexanderplatz: 2 cafés con leche y dos piezas de bollería por 6€.



Como no paraba de llover decidimos sacar el billete de transporte de 24 horas e ir en tren y metro a todos los sitios, ya que con el tiempo que hacía, no se podía pasear. Nuestro primer objetivo fue ir a la puerta de Branderburgo, ya que nos habían avisado que pasaría por allí Marijaia:



Luego paseamos por Friedrichstrasse y nos metimos en un centro comercial para resguardarnos un rato de la lluvia. Nos acercamos a la zona de Tachelles y nos dio la hora de comer. Para ello, fuimos a un buffet libre asiático que costaba 9€ cercano a Tachelles. Estaba lleno de gente joven. Relación calidad-precio: muy bien. El problema el de siempre: en un buffet libre acabas comiendo más de lo que debes.

Luego fuimos a la estación central de trenes:











Luego fuimos al museo de ciencias. Como llegamos a las 17:15 y cerraban a las 18:00, pudimos echar un vistazo rápido sin pagar. Había muchos niños, por lo que parece una visita recomendable si vas con niños.






















Como era viernes, optamos por ir de cañas (mejor dicho, de pintas) a una zona que habíamos visto en días anteriores: en la calle Oranienstrasse, cerca de la plaza Oranienplatz (metro Kottbusser Tor). Y cenamos 2 shāwarmā (döner kebab, pero en árabe) y un botellín de agua por 6€.