jueves, 3 de enero de 2008

Final olímpica baloncesto 1972: E.E.U.U. - U.R.S.S.

Soy otro más de los afectados por el virus de la gastroenteritis. Desde ayer estoy yéndome por arriba y por abajo (incluso a la vez) y hoy no he podido ir a trabajar.
Con lo cual, he aprovechado para hacer unas de las pocas cosas que puedes hacer en tan lamentable estado: ver la televisión. Y como no hay nada interesante, me he puesto a ver la final olímpica de baloncesto de Munich 1972: E.E.U.U. - U.R.S.S.
Es curioso ver las reglas que había en la época:
- No había campo atrás.
- No había límite de posesión.
- No había 4 cuartos.
- No había tiempos muertos solicitados por la televisión, como hay en Estados Unidos. Esto influye directamente en la grabación existente, ya que Estados Unidos metió publicidad igual igual y se pierden varios minutos del partido.

Pero lo que recuerda todo el mundo del partido es que a 3 segundos del final E.E.U.U. se ponía por delante por primera vez en el partido. U.R.S.S. pide tiempo muerto que no conceden, sacan y E.E.U.U. celebra la victoria. U.R.S.S. reclama y consigue que echen a todo el mundo de la pista y se vuelva a sacar. Pero el saque se produce con el marcadro indicando 50 segundos en vez de 3 y tiene que volver a sacarse de fondo.
Realizan un saque de canasta a canasta e increiblemente recibe el balón el mítico Alexander Belov, que anota sin opsición.
Los estadounidenses no asumieron la derrota y protestaron ostensiblemente. De hecho, esa misma noche se reunió un comité especial compuesto por 5 jueces que dio por buena la victria de U.R.S.S. por 3 votos a 2. "Curiosamente", los jueces polacos, cubanos y húngaros votaron a favor de U.R.S.S. y los jueces italianos y portorriqueños a favor de E.E.U.U.
Los jugadores de E.E.U.U. se negaron a recoger la medalla de plata y siguen queriendo anular la última jugada.
Vamos a dejar en dudosa la última jugada, pero si un equipo mereció ganar esa final, fue U.R.S.S.